Fasenuova "A la quinta hoguera"

by DHR-017

supported by
subscribers:
/
  • Includes high-quality download in MP3, FLAC and more. Paying supporters also get unlimited streaming via the free Bandcamp app.

    Hola amigo/a, Discos Humeantes somos un pequeño sello Asturiano 100% independiente que pone a tu disposición cuidadas ediciones limitadas en vinilo de bandas que nos apasionan. Ahora te ofrecemos también descargas gratuitas de todas nuestras ediciones y puedes bajarte y compartir cuanto quieras, pero no debes olvidar que lo que nos hace posible seguir adelante es la venta de estos discos. Si eres de los que no se compra un disco ni a punta de pistola pero quieres hacer una donación, ahora puedes hacerlo pulsando "Buy now" e introduciendo la cantidad que consideres oportuna antes de pulsar Dowload. Si por el contrario te has comprado el disco (¡Gracias!) o simplemente quieres descargarlo gratis pulsa "Buy now", pon 0 y dale a Download. Un besazo.

     name your price

     

  • Compra el Vinilo

1.
06:02
2.
3.
4.
5.
05:57
6.
7.

about

Playground

"Los asturianos Fasenuova se estren
La portada y el título de este esperado álbum de Fasenuova me recuerdan a “El Regreso Del Nativo”, novela de Thomas Hardy en cuyas primeras páginas se describe cómo los habitantes de una zona rural inglesa encienden hogueras en los montes con motivo de la celebración de la noche de Guy Fawkes. La intención de Hardy es la de dar a la novela el adecuado tono lúgubre y fantasmagórico al subrayar el origen pre-cristiano de este rito. De un modo similar, la portada de “A La Quinta Hoguera” funciona como una perfecta puerta de entrada al particular universo sonoro de Fasenuova, con esas dos siluetas recortadas que miran hacia el interior de un óvalo en el que se ven, difuminadas, otras siluetas frente a un resplandor de un rojo intenso, posiblemente procedente de una hoguera, que cubre una luna igualmente roja, un color que también destaca en las primeras páginas de la novela de Hardy como símbolo de las pasiones humanas.

Oscuridad y paganismo son las dos primeras ideas, por tanto, que vienen a la mente al ver esta portada, y que se confirman al escuchar los siete temas que componen el disco de este dúo asturiano que se ha ido gestando con extremo cuidado durante años y que ahora por fin se publica. El paganismo es algo evidente, sobre todo en las alucinadas letras, que abundan en referencias a montes, ríos, bosques o mares y que transmiten una sensación de la naturaleza como una fuerza poderosa y subyugante, reflejada en la música a través del carácter ominoso de los sintes y el tono solemne de buena parte del disco.

El aire de ritual pagano también permite establecer conexiones con gente como Demdike Stare o, en algunos momentos puntuales, con los aspectos más oscuros del catálogo del sello Ghost Box, además del folk post-industrial de Current 93. Al igual que todos ellos, Fasenuova logran una especie de folk ocultista por medios electrónicos, en los que la creación de ambientes enrarecidos pero plenamente disfrutables suponen la clave de lo atractivo de una estética sonora que parece recrear los paisajes asturianos de abrupta geografía, puntuados por restos arqueológicos pre-cristianos como los dólmenes del Monte Areo cerca de Gijón y marcados en el último siglo por el impacto industrial, especialmente significativo en la cuenca minera de donde proceden ellos.

Fasenuova parten de improvisaciones para hacer el viaje a un formato de canción que –como en el caso de los neoyorquinos Gang Gang Dance, quienes han hecho un giro parecido de la improvisación al formato canción en los últimos años– les hace ganar en concisión y eficacia. El disco se abre con “Rojo Y Ne”, y desde los primeros segundos quedan claras las principales características de su sonido: ritmos imaginativos y de texturas rugosas, casi táctiles, sintes que oscilan entre los drones y riffs cercanos al rock, algo de dark ambient, algo de baile, mucha creación de atmósfera inquietante mediante manipulación de frecuencias y las letras evocando imágenes muy visuales al tiempo que dándole vueltas a frases poéticas o, directamente, entrando en el terreno de las palabras inventadas. “Vamos A Bailar A La Noche” y “Yo Te Imito” son dos auténticos órdagos, con ese motorick a lo rock cósmico alemán propulsando riffs de sinte primitivo nacidos de drones que recuerdan a Suicide. La invitación a bailar en las letras y el ritmo de ambas canciones subraya el aspecto celebratorio de su música, lo que les impide caer en la morbidez contemplativa gótica y les distancia del catálogo de un sello reciente como Blackest Ever Black en el que, por lo demás, encajarían a la perfección temas como “Amar Es Bailar” o “Cuando Venga El Halcón”, con su tono más contemplativo, su densidad atmosférica y su ritmo lento y pesado. El tema titular, tiene un comienzo muy Throbbing Gristle y ofrece un desarrollo dominado por sombríos y majestuosos sintes planeadores, mientras que de “Cachito Turulo” destacan un ritmo infeccioso e implacable, y el registro surrealista de sus letras.

En los últimos meses han salido muchos discos que han entablado una conversación sobre la estética de los sintes analógicos, recuperando y prolongando ideas iniciadas en los años ochenta. Estos discos de Dylan Ettinger, Oneohtrix Point Never, Hype Williams e incluso el último de Kode9 & The Spaceape representan una de las opciones estéticas más interesantes del presente musical. “A La Quinta Hoguera” es una estupenda aportación a esta conversación, más allá de que sea una casualidad que la coyuntura musical les favorezca, puesto que Fasenuova tienen una larga trayectoria a sus espaldas, con varios cambios de nombre incluidos y orígenes en la música industrial. Como dije al principio, “A La Quinta Hoguera” es el resultado de un proceso minucioso durante el que fueron perfilando poco a poco sus ideas musicales hasta dar con este álbum mayúsculo, sorprendente e imprescindible.an con un LP que cristaliza un largo proceso de investigación en materia de sintetizadores, estrategias industriales en el pop y miradas a la naturaleza y el paganismo. Apunta a disco nacional clave de la temporada"

1,2,3,4!!!

"Como unos recuperadores del peligro y la transgresión del rock’n’roll, así se ven ellos a sí mismos. Fasenuova proporcionan a su música elevadas dosis de riesgo, agitación, apasionamiento, vandalismo y energía, el dúo de Mieres publicó este mismo año “A la quinta hoguera” (Discos Humeantes, 2011) después de varios lustros de trabajo en la sombra (y nunca mejor dicho) con proyectos como Hegemonía o Goodbye.

Roberto Lobo y Ernesto Avelino llevan casi 20 años facturando sonidos hipnóticos y asfixiantes en pleno corazón de la cuenca asturiana, rodeados de salvaje naturaleza de abruptos bosques, algo que se deja entrever en sus letras cercanas a una tradición folk plagada de rituales oscuros y peligrosos en atmósferas tenebrosas. Pero también llevan toda la vida rodeados de industria siderúrgica, algo que de un modo u otro puede haber sido determinante para ellos a la hora de aproximarse a la creación sonora, intentando siempre encontrar la forma adecuada para extraer de sus aparatos sonidos contundentes y extremos. La hoguera podría ser también una metáfora de los altos hornos.

Al igual que hicieran en su día Esplendor Geométrico, Suicide, Throbbing Gristle o Cabaret Voltaire, Fasenuova han ido y siguen yendo a su bola, sin chupar rueda de nadie, con un sonido totalmente personal que muestra el impacto industrial en la obra de estos creadores aburridos de ver los derroteros que sigue el rock y que deciden subvertirlo con los sonidos de sintetizadores analógicos, ritmos repetitivos y aullidos amplificados por una elevada carga eléctrica en lo que culmina siendo una verdadera experiencia física y sonora.

En las siete composiciones que se encuentran en “A la quinta hoguera” el oyente experimenta latigazos electrónicos, drones rugosos, manipulación de frecuencias, riffs analógicos, ritmos obsesivos… un abanico de recursos con los que Fasenuova construyen su alucinante música, ésa en la que desarrollan espirales hipnóticas de primitivismo tecnológico bañadas en sulfuro romántico y surreal. Alta tensión."


Notodo

" El catálogo que va formándose progresivamente en Discos Humeantes desde su nacimiento en 2008, viene definiendo un interés por lo subterráneo en los lugares más escondidos de lo indie a nivel nacional y manifiesta la necesidad de la existencia de este tipo de sellos que cobijan, amparan y visibilizan estos proyectos (no) huérfanos de la última camada del pop no visto (no oído, no consumido). Pop, entonces, entendido en el sentido más potencial de la palabra y por eso también portador de esa veritas esencial de lo independiente. A poco que afine uno la vista lo que encuentra en este catálogo del sello ovetense son, fundamentalmente, proyectos de nuevo indie-surf-punk instantáneo, pop mutado en garage dadá del trópico, ruido, imperfección hedonista, ímpetu retro-innovadora, fuzz-folk, ligereza post-punk y una herencia esencial de los mejores hitos de(sde) los ochenta patrios (desde Parálisis permanente, Derribos Arias, La Mode o La dama se esconde a Décima Víctima y más allá). Como para no estar satisfechos con lo nuestro, manda cojones. En un conjunto preponderante de formaciones paridas de vientres escacharrados de indie lo-fi chatarreros, en el sentido más desenfadado y desprejuiciado, y por eso con la entonación más fresca y potencialmente consumible de la palabra, donde encontramos los por aquí ya citados Mujeres, Caballo Trípode, Juanita y los feos, Chiquita y Chatarra, pero también Veraneas, Los Plátanos, Las Nurses, Los Daggers, Los Steaks, Fabuloso combo, etcétera; destaca desde la órbita en la que solos gravitan, en ciclones abstraídos de paisajes industriales que son abducción magnética, los de Mieres, Fasenuova. Un dúo que ya manifiesta desde su propio nombre ese acceso a un estado fásico nuevo (al que postran) desde el que emiten, y también proyectan concatenadas, esas masas oscuras que tanto versan en lo voltaico de una piroelectricidad estática, erizante, densa, industrial, desollada, también punk, aunque notablemente nocturna y espástica, hipnótica; que acaban de publicar A la quinta hoguera, un grito ritualista, pagano, donde arden, provistas de una incandescencia inagotable, siete ascuas inconsumibles.

Roberto Lobo y Ernesto Avelino, el dúo prófugo tras Fasenuova, llevan pergeñando y ensayando sobre la experimentación electrónica desde hace varias décadas y bajo identidades varias como Equipo Estético Étika Makinal, con diversos colaboradores, Hegemonía y Goodbye, que verían reeditados parte de su bagaje en Silvox Records hace un par de años y después del split con Angel Dust. Maceran así el sonido que embruja desde el hollín A la quinta hoguera. Quizás sea por la tradición minera y siderúrgica, industrial, de su Mieres natal, y de una inevitable carga eléctrica-orgánica telúrica, tectónica, mineral, que en ellos penetra y que vierten purgativa y necesariamente en clave de una lírica mugrienta, radioactiva y sucia. Quizás. En cualquier caso, lo que sí tenemos claro es que el hipnotismo de líneas de bajo que son loops absorbentes hacia fugas que culminan en aullidos y desgarros vocales de su romanticismo electro, generan un idóneo espacio imantado para la estrangulación de sintes y cajas de ritmo analógicas con las que brotan esos epilépticos versos reiterados en la acidez electrotécnica de sintes que arpegian el agudo máximo desde el grave mínimo. El que sobrevuela un tecno arcaizante, proto-industrial que se desgarra y rompe en ritmos de contundencia y deconstrucción hipada constructiva. Uno que visita Rojo y Negro Stendhal, drones y analógicas espirales anabólicas que regurgitan tras el borbollón magmático humos carbónicos, mercurio hirviendo y cobalto rojo y loco que incitan trances bailados a los que somos constantemente invitados desde gritos punk de radiación permutable y poesía negra antes que pop. Versatilidad gélida e histéresis magnetoquímica que transbordan a estados de abandono consciente haciendo del sonido una mediación entre cielo de noche y lava de rocas ígneas y plutónicas sobre la que flota inspirada una protagónica voz. Con ecos de los Silvania más abstractos e industriales, Throbbing Gritsle, Esplendor Geométrico o Cabaret Voltaire, los asturianos rodean en descripciones narrativas románticas, neogóticas, dadaístas y futuristas humeantes. A la quinta hoguera. En las minas de nieve. De dónde vendrán, de dónde vendrán. Uno, solo en la cumbre del cielo. Dos, echado en el lago. Tres, de árboles nuevos. Cinco, azul y gigante como sus ojos. De dónde vendrán, de dónde vendrán. Vienen de Mieres y ya verán. "

La Nadadora

"ya nos hemos acostumbrado a la asturias del orbayu, de la lluvia eterna, del cascayu y la plaza de la soledad. una asturias que creció junto al xixón sound, se hizo adulta entre actos inexplicables y nos enamoró con sus popemas. una asturias a la que el cielo nublado sobre la playa de san lorenzo y la despoblación que se narraba en divina lluz la hizo triste y melancólica. esa que siempre se nos ha vendido y que hemos adoptado como segunda patria.

pero un poco más al sur, en el interior de la provincia, está también la cuenca minera, sucia y gris, fría y oscura, como un trozo robado a la inglaterra de la revolución industrial. otra asturias muy diferente, que se alía con el ruido de las fábricas y el hielo del invierno rojo, y se esconde en los arcenes de la autovía que nos acerca cada agosto y enero al sur. que parece crecer hacia sí misma y no hacia el exterior.

y en ese paisaje de carbón y acero nace, más coherente que nunca, el sonido de fasenuova, evolucionado desde unos orígenes ruidistas hacia un techno industrial heredero a partes iguales de la música de referentes como suicide, esplendor geométrico o whitehouse y del entorno áspero en el que han crecido. y a la quinta hoguera, su debut tras años llevando su propuesta en directo hasta los límites del ruido, parece ser el lado amable de este proyecto extremo y sincero.

el disco ya se abre dejando algunas cartas boca arriba (rojo y ne podría pertenecer al catálogo de los primeros suicide sin problema alguno) y guarda hasta el tercero de los siete cortes su primer gran hit. a la quinta hoguera emerge como un témpano de hielo que estuviese escondido bajo el mar. podría, merecería, ser el nuevo moscú esta helado de la música industrial española y huele a grisú congelado. uno de los hitos de este 2011.

después, el techno de cachito turulo parece prepararnos para la pista de baile imposible, yo te imito y amar es bailar juegan con las frecuencias y el ruido, y cuando venga el halcón vuelve a hacer historia para cerrar este disco enorme, imprescindible e infinitamente coherente.

fasenuova, el dúo de mieres formado por roberto lobo y ernesto avelino, parece que llega para demostrar el nivel de la cantera industrial española (casi más reconocida fuera que aquí, y en esto admito mi parte de culpa) y debería, gracias a su pertenencia al sello punkista discos humeantes, salir de las fronteras del género para convertirse en uno de los imprescindibles del año.

ahora nos queda vivir la experiencia de sentirlos en directo, algo que, por lo leído, no se olvida fácilmente."

credits

released 06 June 2011

Fasenuova "A la quinta hoguera"

Producido por Enrique Guisasola-Kahn para Promodiscopy Studio
Masterizado por Valentín Corujo
( Todas las composiciones son de Fasenuova )
Fotografía: Iván DC
Diseño: Igor Casayjardín

www.discoshumeantes.com
www.myspace.com/fasenuova
www.youtube.com/fasenuova
www.flickr.com/photos/fasenuova/
twitter.com/fasenuova

tags

license

feeds

feeds for this album, this artist
Track Name: Rojo y Ne
Y qué quiera ser que quiera y él
a la A
Y qué quiera ser que quiera y él
y por qué será
SSSSSSSSH
SSSSSSSSH
Porque quié que porque él
Porque se ve y será
Porque quié que porque él
Porque quié y será
Y era él
Que y era él
Era él
Él
Y a la nue, a la nue y e
Y a la nue, a la nue
Porque quiera y será
Y a la nue que quiera él
Y a la nue que quiera y será
A
Rojo y Ne
Rojo y Ne
Rojo y Ne, Rojo y Ne
Rojo y Ne y e
Rojo y Ne
Porque quiera y ser
Porque quiera ser y que quiera él
No porque será
No porque será
SSSSSSSH
Y que quiera él
Que quiera él
Y a la nue y que será
Rojo y Ne, Rojo y Ne y e
Rojo y Ne, Rojo y Ne y e
Que quiera i e i
Rojo y Ne
Y a la Cuei
Y a la Cuei
Y a la qué
Y a la qué porque quiera y era e
Porque quiera y a la nue
Porque quiera y a la nue
Que Rojo y Ne, Que Rojo y Ne
Rojo y Ne y e y e
Porque a la Nue, porque quiera ser y e
a la nue, a la nue, a la nue y e
Porque quiera ser i e
Porque quiera ser i e
SSSSSSSH
Track Name: Vamos a bailar a la noche
Montes negros devoran el cielo
Masas oscuras hacen de bosques
Y entre tú y yo fluye la luz de la noche
Masas oscuras hacen de bosques
Montes negros devoran el cielo
Siento el flujo de tu sangre
Y en el filo de la luz baila el aire de la noche
Vamos a bailar a la noche
Vamos a bailar a la noche
No hay crepúsculo que nos quiera conocer
Vamos a bailar a la noche
Y un presagio azul plegado en las sombras
Vamos a bailar a la noche
Montes negros devoran el cielo
Masas oscuras hacen de bosques
Vamos a bailar a la noche
Track Name: A la quinta hoguera
De dónde vendrán
Qué serán, uno y otro
Qué sentirán
Ella ríe suavemente
Saben, lo dicen sus manos,
Sus cuerpos tendidos
De dónde vendrán.
Hay un desierto en el cielo y unas cenizas que ya son mi ser
Y me pregunto si yo también supe saber, supe sentir
De dónde vendrán
Uno, solo, en la cumbre del cielo
Dos, echado, en el lago
Tres, de árboles nuevos
Cinco, azul y gigante, como sus ojos
De dónde vendrán
A la quinta hoguera
En la quinta hoguera
De dónde vendrán
En las Minas de Nieve
En las Minas de Nieve
Hay un desierto en el cielo y unas cenizas que ya son mi ser
Y me pregunto si yo también supe saber, supe sentir
De dónde vendrán
A la quinta hoguera
En las Minas de Nieve
En las Minas de Nieve
De dónde vendrán
A las Minas de Nieve
A las Minas de Nieve
A la quinta hoguera
En la quinta hoguera
De dónde vendrán
Track Name: Cachito Turulo
Cachito Turulo que iba siempre con la pinche pegada en el culo
Cachito Turulo que iba siempre con la pinche de la A
Porque eres el Cachito Turulo que iba siempre con la pinche y Parachero, Parachero.
Roberto de Francisco que salía con la cinta de la leche y de la gona.
Roberto de Francisco que salía como siempre que sacaba de una imagen que cogía y a la siempre de una foto
Eres ese chico Cachito.
Roberto de Francisco que venía y me hacía de una imagen como siempre de una foto de la leche y de la gona.
Eres ese chico Cachito.
Cachito Turulo que iba siempre con la pinche pegada en el culo.
Porque iba siempre con la pinche, con la pinche y con la
Eres ese chico Cachito.
Eres ese chico Cachito.
Cachito Turulo que iba siempre con la pinche pegada en el culo!.
Track Name: Yo te imito
A Cana Sera y a Cana Sera
Y a la A
Y a Cana Sei y a Cana Sera
Y a Cana Sei y a Cana Sera
Y a Cana Sei y a Cana Sera
Y a Cana Sei y Cana y a Cana Sera
Porque al parece ser
Y a Cana Sei y a Cana Sei y a Cana Será
Y a Cana Sei y a Cana Sei y a Cana Será
Baila como quita entera
Baila como quita entera
Y a Cana Sei y a Cana Sera
Y a Cana Sei y a Cana Sera
A CANA SEI
Baila conmigo yo te imito
Baila conmigo yo te imito
Y a Cana Sei y a Cana Sera
Baila conmigo yo te imito
Y a Cana Sei y a Cana Sera
Track Name: Amar es bailar
Amar es bailar
Qué es y era que ser
Amar es bailar
Qué es y era que ser
Dime lo que hiciste con los ojos
que tenías
El vestido escarcha ya no existe pero estoy
Hoy se acercan a mí
Con el fuego tenue te ilumino el vestido
El Oro es el Sol
El Oro es el Sol
Y amar es bailar
Amar es bailar
Dime lo que hiciste con los ojos
que tenías
El vestido escarcha ya no existe pero estoy
Hoy se acercan a mí
Hoy se acercan a mí
El Oro es el Sol
El Oro es el Sol
Y amar es bailar
Amar es bailar
Con el fuego tenue te ilumino el vestido
Track Name: Cuando venga el halcón
Cerca del monte hay un río que crece en el cielo
Y en la montaña caliente
Que nace en el fuego
Montes negros devoran el cielo
Masas oscuras hacen de bosques
Cuando venga el halcón
Cuando venga a saber del cielo la fuente del mar
Con la falda y la cinta dorada desmentido del Sol
Cuando venga el halcón
Montes negros devoran el cielo
Masas oscuras hacen de bosques
Más allá del jardín
Cuando venga el halcón
Cobalto loco, Mercurio hirviendo,
Cobalto Rojo
Cuando venga el halcón
Masas oscuras hacen de bosques
Montes negros devoran el cielo
Cuando venga el halcón
Cuando venga a saber del cielo la fuente del mar
Cobalto loco, Mercurio hirviendo,
Mercurio hirviendo
Montes negros devoran el cielo
Masas oscuras hacen de bosques
Cuando venga el halcón